Cuando comencé a escribir este blog, me marqué una serie de reglas que, en el último año, he ido rompiendo una tras otra. A veces, parece que haya cobrado vida propia y adopte sus propias decisiones, independientes de las mías. Una de las pocas normas que todavía mantenía era la de nunca escribir mientras viajo. Regla que estoy rompiendo en este mismo instante, alojado en un hotel a escasos metros del aeropuerto de Keflavik, mientras espero el resultado de la ansiada PCR que, si todo va bien, me permitirá viajar libremente por Islandia.

En la T4

En la T4.

Pero, ¿se puede viajar a Islandia en pleno estado de alarma? Al menos desde Madrid, si. La comunidad autónoma no tiene confinamiento perimetral y, por otra parte, Islandia permite el acceso de viajeros desde un reducido grupo de países, entre los que se encuentran todos los de la Unión Europea. Así que no puedo ir a hacer turismo a Toledo, pero puedo venir a Islandia.

Aterriando en Schiphol

Aterriando en Schiphol.

¿Es sencillo? No. A la falta de vuelos directos entre Barajas y Keflavik se une el galimatías normativo provocado por el COVID. Cada país tiene sus reglas, que además cambian continuamente. En mi caso, he acabado volando via Amsterdam donde, para hacer transbordo sin salir del aeropuerto, exigen una PCR con menos de 72 horas de antigüedad. En Islandia, habiendo pasado el COVID o estando vacunado, tan solo piden una PCR que hacen en el mismo aeropuerto, además de un documento certificando la existencia de anticuerpos. O el certificado de vacunación. En caso contrario, PCR en origen, otra al llegar y una tercera cinco días más tarde, teniendo que estar en cuarentena hasta recibir los resultados de esta última.

PCR

PCR.

En resumen, en cuatro días he tenido que hacerme una prueba PCR en Madrid, para poder pasar por Schiphol, y otra en Keflavik, para poder entrar en Islandia. Además, rellenar un formulario del gobierno de los Países Bajos y el formulario en línea de Islandia, sin cuyo código de barras no puedes ni intentar entrar al país. Lo peor, aun habiendo pasado la enfermedad y por tanto teniendo la certeza casi absoluta de dar negativo en todas las pruebas, es la incertidumbre. ¿Llevaré todos los documentos necesarios? ¿Cumplirán éstos los requisitos? ¿A quién hago caso, si la web del Ministerio de Sanidad holandés dice lo contrario que la del aeropuerto de Amsterdam, o la página de la policía islandesa especifica unos requisitos distintos que la web oficial covid.is? La guinda la pone el personal de las aerolíneas que, al menos en Barajas, es el encargado de comprobar la documentación, sin tener bien claras las normas que deben aplicar. Lo que, por otra parte, no deja de ser otra constatación de la complejidad de éstas.

Aeropuerto de Keflavik

Aeropuerto de Keflavik.

Al final, pese a todo, he logrado llegar a Keflavik. Pero no ha sido sencillo, ni mucho menos agradable. Comenzando con los problemas para hacer la PCR en Madrid. Colas, desorganización, falta de seriedad. Un caos, que acabó con una señora italiana llamando a la policía, mientras sufría un ataque de ansiedad. Al mismo tiempo, dos funcionarios de una embajada hispanoamericana reclamaban en el mostrador una prueba perdida. La mía tampoco llegaba y, tras insistir por teléfono, acabaron enviándomela por WhatsApp, mucho más tarde del plazo de 24 horas al que ellos mismos se comprometían. El resto del viaje, de control en control, con la inquietud de que, en cualquier momento, a alguien no le gustasen tus papeles y te rechazara. Viajar cómodamente por Europa parece ser algo del pasado.

Hotel Aurora

Hotel Aurora.

De momento, aquí sigo. Varado en un hotel en medio de ninguna parte, rodeado de aparcamientos vacíos, locales de alquiler de coches cerrados y el desolado campo islandés. Esperando mi PCR como agua en mayo y aprovechando el blog para evadirme, como en los días más duros del confinamiento, hace casi exactamente un año. Mientras tanto, lo único que he podido ver del volcán es un diminuto cuadro, colgado sobre la cama, en la pared de la habitación del hotel.

Guía para acceder al volcán de Geldingadalir.

P. D. Durante la madrugada, llegó la prueba PCR y pude visitar el volcán, nada menos que cuatro veces, a lo largo de otras tantas jornadas. En la entrada «Guía para acceder al volcán de Geldingadalir» he dejado una descripción de la ruta y consejos para realizarla.

Para ampliar la información:

En España, la información para viajar al extranjero está en https://www.spth.gob.es.

La versión en español de la web de Islandia se puede encontrar en https://www.covid.is/es/viajar-a-islandia-y-desplazarse-por-el-pais.

La Unión Europea intenta recopilar la información de los diversos países en https://reopen.europa.eu/es.

En inglés, los requisitos que exige Holanda están en https://www.government.nl/topics/coronavirus-covid-19/visiting-the-netherlands-from-abroad/mandatory-negative-test-results-and-declaration.

  • 9
  •  
  • 5
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •