Hace nueve milenios, Islandia estaba cubierta por los hielos de la última glaciación. Al finalizar ésta, se formó una gran laguna aguas arriba de la actual ubicación de Fjaðrárgljúfur. Su desagüe dio lugar a una gran cascada, que fue excavando una tortuosa garganta en las capas de palagonita expuestas tras la retirada de los glaciares. Eventualmente, la laguna fue colmatándose con los sedimentos de los ríos glaciares, hasta desaparecer. Con el tiempo, el río Fjaðrá perdió la mayor parte de su antiguo vigor, convirtiéndose en un dócil río pluvial. Durante el proceso, relativamente breve si hablamos de tiempos geológicos, se formó uno de los cañones más extraños y fascinantes de la isla.

Parte central del cañón

Parte central del cañón.

El cañón era nuestra tercera excursión de la jornada, por lo que llegamos a su aparcamiento sobre la una del mediodía. Lo primero que nos sorprendió fue la gran cantidad de vehículos y personas que había en el lugar. No es que el aparcamiento estuviera lleno, pero nos habíamos malacostumbrado a la soledad de las Tierras Altas y del extremo oriental de Islandia. Sin mayor dilación, emprendimos la subida por la senda que recorre el lado este del cañón.

Extrañas formaciones en Fjaðrárgljúfur

Extrañas formaciones en Fjaðrárgljúfur.

Fjaðrárgljúfur era una de las joyas ocultas de Islandia hasta que, en 2015, fue utilizado para grabar buena parte de un video musical. Su salto a la fama fue inmediato, convirtiéndose en un imán para los fans del cantante. La situación empeoró todavía más cuando el cañón fue elegido para el rodaje de varias escenas de una popular serie de televisión. La saturación llegó a tal extremo que las autoridades se vieron obligadas a impedir el acceso. Por una parte, para proteger la frágil flora local. Por otra, para evitar que algún seguidor del cantante, sin ser consciente del riesgo, acabara despeñándose intentando imitar a su ídolo. O al doble de éste.

Plataforma junto a Mögárfoss

Plataforma junto a Mögárfoss.

Tras el cierre, se repararon las sendas, se señalizaron los caminos y se construyó una plataforma metálica, a modo de mirador, en la parte superior del cañón. Todo ello permitió su reapertura en apenas unos meses, aunque se siguen produciendo cierres temporales, cuando la frágil cubierta vegetal es más sensible. Generalmente entre los meses de marzo y junio, aunque en la web safetravel.is se puede averiguar si Fjaðrárgljúfur está abierto. En cualquier caso, las zonas más frágiles del cañón han sido cerradas de forma permanente.

Desde la plataforma superior

Desde la plataforma superior.

El sendero habilitado tiene una longitud de un par de kilómetros. Su parte más empinada es la inicial. Una vez salvado el primer repecho, la pendiente se suaviza, a la vez que mejoran las vistas sobre el cañón. Éste, con una profundidad de aproximadamente 100 metros, se retuerce entre extrañas formaciones de roca, parcialmente cubiertas de hierba y musgo. El paisaje resultante es completamente irreal, incluso en un lugar tan extraño como Islandia.

MIrador en Fjaðrárgljúfur

MIrador en Fjaðrárgljúfur.

De vez en cuando, desde la senda principal salen ramales que conducen a miradores sobre el barranco. Tanto éstos como las sendas están perfectamente señalizados con cuerdas y carteles, que es importante no ignorar. Si nos comportamos incívicamente, además de dañar la cubierta vegetal, contribuiremos a nuevos cierres del lugar, impidiendo que otras personas puedan disfrutarlo. La naturaleza en Islandia es mucho más frágil y delicada de lo que puede parecer. Respétala.

Mögárfoss

Mögárfoss.

El punto culminante de la senda es la plataforma metálica que vuela sobre el cañón. Además de permitir contemplar las espléndidas vistas con total seguridad, una escalera descendente ofrece una buena perspectiva sobre Mögárfoss. Las aguas del río Mögá se precipitan sobre las del Fjaðrá deslizándose por un empinado tobogán hasta una poza en el fondo del barranco. Aguas arriba del Fjaðrá hay otra cascada, pero actualmente es imposible acceder a cualquier punto que permita observarla.

Desde el puente sobre el Fjaðrá

Desde el puente sobre el Fjaðrá.

Tras desandar el camino, antes de regresar al coche dimos un breve rodeo hasta el puente que atraviesa sobre el Fjaðrá, a escasos metros del aparcamiento y el final de la carretera 206. La vista del profundo cañón era casi tan extraña e impresionante como desde su parte superior. Y mucho más relajante. Frente a nosotros, el Fjaðrá serpenteaba indolentemente de un lado a otro del barranco, acariciando sus paredes de roca. Un buen epílogo para la hora larga que pasamos recorriendo Fjaðrárgljúfur.

Para ampliar la información:

En el blog Viaja por Libre hay un post sobre el cañón: https://www.viajaporlibre.com/islandia/islandia-increible-canon-fjadrargljufur​.

La entrada en Destino Infinito tiene unas cuantas fotos interesantes: https://destinoinfinito.com/fjadrargljufur/.

Como siempre, muy recomendable el artículo de Guide to Iceland: https://guidetoiceland.is/connect-with-locals/regina/the-picturesque-fjadrargljufur-canyon-in-south-iceland.

La página sobre Fjaðrárgljúfur en la web oficial del Katla Geopark está en https://www.katlageopark.com/geosites/fjadrargljufur/.

Por último, mencionar la entrada en el blog Meandering Wild: https://meanderingwild.com/fjadrargljufur-canyon/.