Hraun es el término islandés para lava. Cuando aparece en un topónimo, se suele utilizar para denominar una extensión de lava solidificada. Algo bastante común en Islandia, donde podemos encontrar en el oeste Hallmundarhraun, con sus grandes tubos de lava, Geirlandshraun junto al cañón de Fjaðrárgljúfur o el irreal Berserkjahraun, en la península de Snæfellsness. La lista completa sería larguísima. Pero, por encima de todos, está el impresionante Eldhraun. Quizá no destaque por la rareza de sus formaciones, pero su enorme extensión lo convierte en uno de los paisajes más extraños de una isla llena de lugares insólitos.

Extrañas formaciones en Eldhraun

Extrañas formaciones en Eldhraun.

Uno de los problemas para disfrutar de Eldhraun es precisamente su gran tamaño. Con 565 km², es el mayor campo de lava de Islandia y uno de los mayores del mundo. La Ring Road atraviesa su parte septentrional, existiendo varios lugares en los que es posible detenerse para admirar el extraño paisaje. No tenía claro cuál sería el más interesante, por lo que decidimos parar en tres, aunque fuera brevemente.

Musgo en Skaftareldahraun

Musgo en Skaftareldahraun.

Eldhraun se creo en la gran erupción del Laki de 1783. Se estima que, en los 244 días que duró, el volcán expulsó 15 km³ de lava, a los que se añadirían 0,91 km³ de tefra. El episodio, conocido como Skaftáreldar (los fuegos del Skaftá) fue un auténtico desastre para la isla. Según las crónicas, se perdió más de la mitad del ganado y fallecieron unas 9.000 personas, principalmente debido a la hambruna resultante. Entre un 20 y un 25% de la población de la isla en aquella época. Las consecuencias no quedaron limitadas a Islandia, donde la época de penuria se recuerda como Móðuharðindin (dificultades de la niebla). Las alteraciones en el clima global causadas por la brusca emisión de 120.000.000 de toneladas de dióxido de azufre a la atmósfera repercutieron en medio mundo, elevando las temperaturas en Europa, debilitando el monzón y provocando una ola de frío en Norteamérica.

Mar de musgo en Eldhraun

Mar de musgo en Eldhraun.

La zona quedó completamente abandonada, hasta el punto que Eldhraun significa «desierto de lava». Con el paso de los siglos, los campos de lava acabaron colonizados por el musgo, que dio origen a una gruesa y mullida capa de materia orgánica sobre la caótica superficie. El resultado es un paisaje que, una vez más, parece de otro planeta. Y al que, como tantas veces ocurre en Islandia, es difícil hacer justicia al fotografiarlo. Más allá de su propia rareza, lo que realmente hace destacar a Eldhraun es su tamaño, con los campos de musgo cubriendo el horizonte hacia el sur, en lo que aparenta ser un paisaje ilimitado.

Skaftareldahraun

Skaftareldahraun.

Nuestra primera parada fue en un lugar llamado Skaftareldahraun, donde hay un pequeño aparcamiento de tierra y una senda, un tanto escabrosa, que permite subir a una colina sobre los campos de musgo sin necesidad de caminar sobre éstos. Algo que está estrictamente prohibido, pues son tan esponjosos como frágiles. Cualquier huella que dejemos tardará décadas en desaparecer. Desde la altura, el panorama hacia el sur era magnífico, con los campos de musgo perdiéndose en la distancia. Acabó siendo la más larga e interesante de nuestras tres escalas en Eldhraun.

Pista al norte de la Ring Road

Pista al norte de la Ring Road.

Hicimos una segunda pausa apenas un kilómetro al oeste, en un desvío que conducía a la pista que recorre los campos de lava tan solo unos metros al norte de la Ring Road. Estuvimos tentados de dejar la carretera y continuar nuestra ruta por la pista, donde había todavía menos tráfico y podríamos parar a voluntad. Pero no teníamos claro su estado ni cuándo podríamos reincorporarnos a la carretera principal. Finalmente, decidimos proseguir por la carretera. Visto con la perspectiva del tiempo, creo que fue un error.

Grietas entre el musgo

Grietas entre el musgo.

Nos detuvimos por última vez junto al cruce con la 204, poco antes de llegar al Kúðafljót, en el extremo occidental de las coladas de 1783/84. Aquí encontramos varias sendas que se adentraban entre el musgo. El paisaje seguía siendo extraño, pero era distinto al que habíamos disfrutado anteriormente. Lo más llamativo fueron las fisuras que atravesaban el terreno. Extrañas y peligrosas, pues era relativamente sencillo no advertirlas y acabar con un pie dislocado.

En las proximidades del Kúðafljót

En las proximidades del Kúðafljót.

Entre paradas y conducción, tardamos algo más de una hora en atravesar los 21 kilómetros que separan el extremo nororiental de Eldhraun de nuestra última parada, en las proximidades del Kúðafljót. A pesar de recorrerlo cerca del mediodía, con una luz bastante plana, nos pareció un lugar tan extraño como mágico. Puede que no sea tan espectacular como otros emplazamientos de Islandia, pero la Ring Road atraviesa su interior. Tan solo nos llevará unos minutos detenernos y apreciar tranquilamente un paisaje que, hasta donde llega mi conocimiento, tan solo se da en Islandia. Además de ser parte de la historia de la isla.

Para ampliar la información:

En Islandia24 hay una descripción del campo de lava: https://www.islandia24.com/eldhraun-campo-lava-islandia/.

Más extensa la entrada en Campervan Reykjavik: https://www.camperislandia.es/post/eldhraun-lava-musgo-islandia.

En inglés, hay una reseña sobre Eldhraun en culture trip: https://theculturetrip.com/europe/iceland/articles/why-you-should-visit-icelands-eldhraun-lava-field-at-least-once-in-your-life/.

En https://driftingapart.ccght.org/wp-content/uploads/sites/14/2018/11/16.-Katla-Eldhraun-Information-Sheets.pdf se puede descargar un PDF con información sobre la zona.

Quien esté interesado en la erupción del Laki, encontrará información en la web Encyclopedia of the Environment: https://www.encyclopedie-environnement.org/en/society/laki-fissure-eruption-1783-1784/.