De nuevo subía a un buque de Hurtigruten, aunque en esta ocasión no realizaría el trayecto completo de 12 días, ida y vuelta, entre Bergen y Kirkenes. Tan solo pasaría tres noches a bordo. Justo las necesarias para ir desde Bergen a Svolvær, en las Lofoten. Además, había adoptado un enfoque distinto a la hora de contratar el itinerario. En lugar de reservar el paquete completo, de alojamiento y pensión completa, me había limitado a contratar el camarote. La idea era tener una experiencia más cercana a la que pueden vivir los noruegos, que utilizan los barcos de Hurtigruten como los ferris que realmente son. En cualquier caso, habiendo viajado en el Finnmarken apenas dos años antes, las comparaciones serían inevitables.

El Polarlys en Bodø

El Polarlys en Bodø.

Con una eslora de 123 metros y una manga de 19,5, el Polarlys tiene un calado de 4,7 metros. Puede alojar un máximo de 619 pasajeros y 26 coches. Fue construido en 1996 en los astilleros de Ulstein, en Ulsteinvik, una pequeña localidad situada muy cerca de Ålesund, en Møre og Romsdal. El barco fue reformado en 2016, por lo que era uno de los primeros de la compañía en ser transformado a la estética bautizada por Hurtigruten como «New Arctic Interior» y definida por sus creadores con las siguientes palabras: «El interior refleja los impresionantes paisajes costeros por los que navegamos. Lo hemos diseñado elegante pero sin pretensiones. Los colores son sencillos, de la costa y el mar. Muchos de los materiales son naturales, como la madera, la pizarra y el cuero. Las formas se inspiran en la naturaleza y los invitados serán recibidos por diseños que evocan, por ejemplo, al fuego, las olas y las algas«. ¿Palabrería corporativa, o realmente notaría una diferencia con la estética, bastante desfasada, de los interiores del Finnmarken? En el fondo, tampoco me preocupaba demasiado. Una vez más, mi auténtico interés estaba en los espectaculares paisajes por los que debíamos navegar.

Recepción del Polarlys

Recepción del Polarlys.

El buque tiene seis cubiertas accesibles por el pasaje. La inferior, en el nivel 2, está ocupada por la cubierta de vehículos y un reducido grupo de camarotes, además de los alojamientos de la tripulación. El siguiente nivel está ocupado por la recepción, junto a la que hay un pequeño espacio, no vigilado, que hace las veces de consigna de equipajes y otro grupo de camarotes. La recepción fue el primer espacio reformado con el que me encontré. Relativamente amplia y con colores luminosos, era mucho más agradable que la que recordaba de mi anterior travesía con Hurtigruten. Aunque no conseguía hacer olvidar que se estaba a bordo de un barco.

Camarote 308

Camarote 308.

Me alojé en el camarote 308, situado en dicha cubierta. Nada más abrir la puerta, se hizo evidente que los esfuerzos por renovar la estética no habían llegado a su interior. Al menos en el caso de los camarotes de categoría inferior. En esta ocasión me alojaba en un camarote normal, mucho más reducido que el «camarote accesible» que había podido disfrutar en el Finnmarken. Además, al hacer un trayecto parcial, me había sido asignado automáticamente por la naviera, sin posibilidad de elección. En cualquier caso, era el clásico camarote de ferry, con un par de camas, una de ellas convertida en un sofá, un mesa de trabajo, un pequeño armario y un baño minúsculo, con inodoro, lavabo y ducha. Muy básico, pero limpio, bien mantenido y suficiente para una sola persona. Lo que menos me gustó fue la «ventana», en realidad un par de ojos de buey por los que apenas entraba algo de claridad.

Restaurante Torget

Restaurante Torget.

La cubierta 4 estaba ocupada por espacios comunes. Una sala de reuniones, el mostrador de excursiones, la tienda del barco y tres restaurantes. De estos últimos, Torget era el principal. Como es habitual en Hurtigruten, funcionaba como bufet para el desayuno y la comida y con servicio de mesas para la cena. Kysten era un restaurante a la carta, que solo abría para las cenas, con una carta inspirada en la cocina del Ártico noruego. No lo probé. Por último, Brygga era un local más informal, con un amplio horario, en el que se podía tomar algo rápido, desde un sandwich hasta una hamburguesa. La tienda, además de ofrecer los clásicos artículos de conveniencia, vendía merchandising de la naviera. Toda la cubierta estaba reformada, con un resultado bastante agradable. Moderno y funcional, pero cálido.

Exterior de la cubierta 5

Exterior de la cubierta 5.

El primer espacio al aire libre estaba en la cubierta 5, en forma de un pasillo perimetral que permitía dar la vuelta completa al barco. El espacio a popa, protegido por la propia estructura del barco, era un buen lugar desde el que disfrutar de la navegación en los momentos más duros. Por contra, los dos pasillos laterales apenas ofrecían refugio frente al inclemente invierno noruego. En la parte delantera, una barandilla cerrada y la estructura del puente de mando brindaban alguna protección a la pasarela que dominaba la proa del buque. En cualquier caso, la cubierta 5 era la única desde la que se podía tener una vista limpia de la proa, por lo que en determinados casos era complicado conseguir un buen lugar en la misma. El interior de la cubierta estaba ocupado por camarotes.

Cubierta 6

Cubierta 6.

Al igual que el siguiente nivel, en el que el único espacio común era una pequeña cubierta, a popa, en su mayor parte ocupada por un par de yacuzzis y peor protegida que la cubierta 5, por lo que no resultaba un lugar especialmente agradable. A proa, el puente de mando cerraba cualquier posibilidad de acceso.

Lateral del salón panorámico

Lateral del salón panorámico.

La cubierta superior, en el nivel 7, volvía a estar ocupada por espacios comunes. Comenzando por la proa, donde se encontraba el gran salón panorámico, acompañado de un bar. El salón ofrecía vistas del exterior en tres de sus costados, con cómodas butacas situadas frente a los ventanales. A continuación, en la sección media del barco, estaba Multe, un local informal, con horario bastante restringido, que básicamente ofrecía dulces y helados. Finalmente, la sección de popa estaba ocupada por una terraza panorámica, parcialmente cubierta y protegida por mamparas en sus laterales. Era un lugar generalmente tranquilo, pero demasiado expuesto a las inclemencias meteorológicas, al menos en los meses de invierno.

El Polarlys en Ålesund

El Polarlys en Ålesund.

El Polarlys me dejó sentimientos contrapuestos. Sabía que no iba a tener la misma suerte con el camarote que en mi primera travesía con Hurtigruten, por lo que en ese aspecto no tuve ninguna sorpresa. Por contra, me llamó la atención la gran diferencia en espacios al aire libre entre ambos barcos. Sobre todo, eché de menos la amplia cubierta de proa del Finnmarken, en la que pasé buena parte de la anterior travesía. Por lo demás, la renovación de los espacios comunes me pareció muy acertada, aportando un toque de modernidad, así como de calidez, a la desfasada decoración de los barcos más antiguos de la naviera. Una lástima que los camarotes sigan con la estética anterior. Respecto a la decisión de no contratar el paquete completo de comidas, creo que fue acertada. Pese a que la cocina de Hurtigruten me sorprendió muy positivamente en mi anterior viaje, creo que es preferible disponer de mayor libertad para organizar tus horarios, sin la rigidez que implica tener que ceñirte a los que te impone la naviera. En cualquier caso, el balance general, una vez más, fue claramente positivo. Poder recorrer la costa noruega a bordo de un barco de Hurtigruten es una experiencia inolvidable, que no me cansaré de repetir.

Para ampliar la información:

En este mismo blog, mi experiencia a bordo del MS Finnmarken está en https://www.depuertoenpuerto.com/wordpress/en-el-ms-finnmarken/.

En Hurtigruten en invierno, la guía completa, he preparado una recopilación de todos los artículos del blog sobre mi viaje en el expreso de la costa.

La web oficial de turismo de Noruega tiene una página dedicada a Hurtigruten: https://www.visitnorway.es/organiza-tu-viaje/como-moverse/en-barco/hurtigruten/.

La página del representante de Hurtigruten para España y Portugal está en https://www.hurtigrutenspain.com/destinos/noruega/bergen-kirkenes-bergen/, aunque no permite hacer reservas, solo ver información y solicitar presupuestos.

En inglés, la web oficial está en https://global.hurtigruten.com/destinations/norway/classic-round-voyage-bergen-kirkenes-bergen. Aquí si se pueden ver los camarotes disponibles y hacer la compra en línea.

En la misma web, la página oficial sobre el Polarlys está en https://global.hurtigruten.com/ships/ms-polarlys/?_hrgb=2. También se puede ver un artículo sobre el nuevo «look» de los barcos de Hurtigruten en https://www.hurtigruten.co.uk/about-us/news/video-tour-total-makeover-for-hurtigruten-ships/.

  • 1
  •  
  • 9
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •