Muy cerca del límite de las Tierras Altas de Islandia, el río Rauðá se precipita en una pequeña depresión, protegida por extrañas paredes volcánicas de los gélidos vientos que suelen azotar la zona. El resultado es un diminuto vergel, que forma un curioso contrapunto con el áspero entorno circundante. Un lugar tan frágil como hermoso. Una de las numerosas joyas escondidas de Islandia, que logró sorprendernos por su belleza.

En la 327

En la 327.

Llegamos a Gjáin desde el este, conduciendo por la 327. Una pista de tierra, bastante bacheada, que zigzagueaba entre áridos campos de lava al norte de la carretera 32. También se puede acceder por la misma carretera desde el oeste, llegando desde el valle inferior del Fossá. O por una senda de un kilómetro, que sale desde el aparcamiento de las cercanas ruinas de Stöng y avanza por el norte del curso del Rauðá. Creo que elegimos la mejor opción, pues acentuaba el contraste entre las Tierras Altas y el diminuto vergel.

Vista general de Gjáin

Vista general de Gjáin.

Pese a haber visto varias fotos del lugar, no pude evitar sorprenderme cuando, desde el mismo aparcamiento, miré hacia el fondo de la depresión. Gjáin parecía un trozo del paraíso terrenal incrustado en las duras Tierras Altas. El páramo, que desde la carretera parecía infinito, daba paso a una isla verde, rodeada de extrañas formaciones volcánicas. Varias cascadas descendían por las paredes de lava, llenado el entorno con su murmullo.

Cuevas en la lava de Gjáin

Cuevas en la lava de Gjáin.

Tras pasar un rato embelesados con la vista, decidimos bajar a explorar el lugar. El descenso se hacía por una escalera de piedra, en un estado de conservación razonable. Una vez en el fondo, encontramos una serie de sendas marcadas, pasarelas de madera para salvar los múltiples arroyos que manan de la lava y algunas cuerdas para evitar que se invada involuntariamente las zonas de vegetación más sensibles. Como casi todos los espacios naturales de la isla, Gjáin es un lugar extremadamente frágil, que se puede deteriorar rápidamente bajo la presión de los visitantes.

El Rauðá en Gjáin

El Rauðá en Gjáin.

Los senderos habilitados permiten recorrer toda la zona meridional, así como acercarse hasta los mismos pies de la cascada situada más al sur. En cambio, no encontramos forma de atravesar el arroyo que ésta creaba y mucho menos el cauce del río Rauðá. La única forma de visitar ambas orillas, sin mojarse los pies, es realizar las dos rutas, desde la carretera 327 y desde las ruinas de Stöng. Si, como nosotros, no dispones de tiempo y tienes que elegir entre una de las dos orillas, no sabría cuál recomendar. La sur, que recorrimos nosotros, parece algo más extensa, incluye la zona más verde y tiene el atractivo añadido de poder apreciar el valle desde las alturas circundantes. Por contra, la norte, permite contemplar de cerca Gjárfoss, la hermosa cascada de 15 metros por la que el Rauðá se precipita en Gjáin, así como visitar las extrañas formaciones de roca en la orilla derecha del Rauðá.

Gjáin desde las alturas

Gjáin desde las alturas.

El Rauðá, cuyo nombre se traduciría por río Rojo, es un afluente del Fossá, que a su vez es tributario del Þjórsá, el río más largo de Islandia y el segundo con mayor caudal. La zona estuvo habitada desde los primeros años de la colonización noruega de la isla. Pero la devastadora erupción del Hekla en el 1104, provocó la destrucción o el abandono de 22 granjas. Entre otras, la cercana Stöng, que quedó enterrada bajo la tefra expulsada por una de las mayores erupciones ocurridas en Islandia en época histórica. Desde entonces, el área quedó casi despoblada, permitiendo que la pequeña joya de Gjáin haya llegado prácticamente intacta hasta nuestros días.

Para ampliar la información:

No he conseguido encontrar información relevante en español.

En inglés, hay una larga entrada en Guide to Iceland: https://guidetoiceland.is/connect-with-locals/regina/gjain-in-thjorsardalur.

European waterfalls tiene una reseña sobre Gjarfoss, la principal cascada de Gjáin, con instrucciones muy concretas sobre el acceso: https://www.europeanwaterfalls.com/cascadas/gjarfoss/.

En Rambling about rambling describen una visita en otoño: https://www.ramblingaboutrambling.com/home/gjain/iceland/2016.

  • 4
  •  
  • 6
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •