Si existe un lugar famoso en el norte de Islandia es Goðafoss, la Cascada de los Dioses. Su proximidad a la Ring Road, su indudable belleza y haber sido utilizada como localización en una popular serie de televisión la han convertido en uno de los destinos favoritos de todos los que recorren el norte de la isla de hielo y fuego.

Goðafoss desde la orilla derecha del Skjálfandafljót

Goðafoss desde la orilla derecha del Skjálfandafljót.

Goðafoss había sido el primer destino del primer día de nuestro primer viaje a Islandia. Llegamos a sus orillas sin conocer realmente cómo era el fascinante país y, por tanto, sin poder valorar adecuadamente el entorno que recorríamos. Nos pareció un lugar hermoso y salvaje. A pesar de ir con cierta prisa, pues teníamos hora fija para embarcar en Akureyri y nuestro plan era llegar hasta el lago Mývatn, acabamos empleando casi una hora en recorrer ambas orillas del río. La occidental, sorteando los charcos por un camino de tierra. La oriental, por una senda de grava, con una simple cuerda en el lado del río.

Masificación en Goðafoss

Masificación en Goðafoss.

Había gente por todas partes. Haciendo fotos, posando, gritando o simplemente contemplando en silencio la indudable belleza del lugar. Aunque estos últimos eran los menos. Además, las vallas de una obra ocupaban parte de la orilla oeste del Skjálfandafljót. Tampoco nos importó demasiado. La masificación es uno de los precios a pagar por visitar sitios interesantes y estábamos acostumbrados a sufrirla en lugares como Venecia.

Calma en Goðafoss

Calma en Goðafoss.

Regresamos tres años mas tarde, después de visitar la salvaje Aldeyjarfoss, 34 kilómetros río arriba. El entorno de Goðafoss había cambiado, al igual que nosotros. Encontramos su orilla izquierda completamente urbanizada, con caminos de hormigón y barandillas de acero inoxidable facilitando el acceso a la cascada y, de paso, robándola parte de su salvaje encanto. El contraste era mayor viniendo de una cascada en el límite de las Tierras Altas, en la que la única medida de seguridad era tu propio sentido común y el acceso se hacía por una escabrosa senda de tierra suelta. Además, en el tercer viaje a la isla, ya estábamos familiarizados con sus paisajes, tan duros como solitarios. Afortunadamente, viajando en el primer verano de la pandemia, estuvimos prácticamente solos mientras visitábamos su orilla occidental, en un día brumoso que realzaba la belleza de Goðafoss.

En la orilla del Skjálfandafljót

En la orilla del Skjálfandafljót.

A pesar de lo cual, en nuestro quinto viaje a Islandia, evitamos pasar por Goðafoss cuando descendíamos de las Tierras Altas, tras atravesar Sprengisandsleið de un extremo a otro. Nos horrorizaba la posibilidad de encontrarnos en un lugar masificado después de llevar casi todo el día recorriendo el corazón de Islandia en solitario. En cambio, al día siguiente, no fuimos capaces de resistirnos a la visión de la cascada desde la Ring Road. Sobre la marcha, decidimos hacer una pausa, esta vez en su orilla oriental, que seguía igual que en nuestra última visita. Aunque Goðafoss había dejado de ser el lugar solitario del año anterior, cuando el turismo en Islandia se había reducido a la cuarta parte del habitual, tampoco era el lugar masificado de nuestra primera visita. Recorrimos tranquilamente la orilla oriental, aprovechando el espléndido día para bajar hasta la misma orilla del Skjálfandafljót.

Orilla izquierda del Skjálfandafljót

Orilla izquierda del Skjálfandafljót.

Al final, nos rendimos a los encantos de Goðafoss. Siendo conscientes de que, probablemente, sería la última oportunidad de disfrutar de la cascada en verano con relativa tranquilidad, decidimos visitar también su orilla occidental. La perfecta urbanización de la orilla izquierda del Skjálfandafljót parecía ser un imán para los visitantes, que superaban ampliamente en número a los que preferían la casi desierta orilla derecha. En cualquier caso, tan solo eran una fracción de los que encontramos en nuestra primera visita.

Goðafoss en invierno

Goðafoss en invierno.

No sería mi última visita a Goðafoss. Regresé al año siguiente, esta vez en solitario, durante mi segundo periplo invernal por Islandia. Nuevamente recorrí ambas orillas y, por fin, logré hacer las fotos que buscaba de la cascada. Apenas habría una docena de personas repartidas entre sus dos orillas. Pero me sorprendió encontrar una impecable barandilla de acero inoxidable surgiendo de la nieve, en el lado oriental del Skjálfandafljót. Imagino que el antiguo camino de tierra también habría sido sustituido por una plataforma de hormigón, aunque la nieve impedía distinguir qué había debajo. El proceso de urbanización de Goðafoss había sido completado.

Obras del mirador de Bolafjall

Obras del mirador de Bolafjall.

Un proceso que parece estar generalizándose en buena parte de la isla, alentado por la creciente presión turística. Desde la escalera metálica que permite ascender a Skógafoss, en la costa sur, hasta el nuevo mirador que se está construyendo en Bolafjall, en los Fiordos del Oeste, pasando por la escalera que desciende hasta el borde de Stuðlagil, cada vez son más los lugares que pierden parte de su salvaje encanto bajo el acero y el hormigón. Entiendo que el gobierno de la isla pretenda hacer sus maravillas más accesibles y seguras. Y si algo sobra en Islandia son lugares agrestes, en los que el acceso es complicado, o directamente peligroso. La pregunta obvia es ¿hasta dónde llegará el proceso de urbanización? ¿Acabará Islandia convertida en una especie de parque temático subártico, en el que será imposible disfrutar de su primigenia belleza?

Travelers' Map is loading...
If you see this after your page is loaded completely, leafletJS files are missing.
Para ampliar la información:

La entrada de nuestra primera visita a la cascada está en https://www.depuertoenpuerto.com/wordpress/godafoss/.

En inglés, Guide to Iceland tiene un artículo sobre el turismo sostenible en Islandia: https://guidetoiceland.is/history-culture/sustainable-tourism-in-iceland.

En https://commons.erau.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1080&context=student-works hay un trabajo sobre el impacto del turismo en la naturaleza de la isla.

Quien quiera interesarse por su posible evolución, puede descargar un PDF en https://www.diva-portal.org/smash/get/diva2:1618155/FULLTEXT01.pdf.